El Síndrome del Burnout: todos con la cabeza “quemada”​

BurnoutLlegan los últimos días del año y estamos todos con la cabeza “quemada”. Te sentís así?

Se llama “Síndrome del Burnout” y es la respuesta extrema al estrés crónico originado en el contexto laboral. Tiene repercusiones de índole individual, pero también afectaría a aspectos organizacionales y sociales.

Síntomas principales:

  • Agotamiento emocional: un desgaste profesional que lleva a la persona a un agotamiento psíquico y fisiológico. Aparece una pérdida de energía, fatiga a nivel físico y psíquico. El agotamiento emocional se produce al tener que realizar unas funciones laborales diariamente y permanentemente con personas que hay que atender como objetos de trabajo.
  • Despersonalización: se manifiesta en actitudes negativas en relación con los usuarios/clientes, se da un incremento de la irritabilidad, y pérdida de motivación. Por el endurecimiento de las relaciones puede llegar a la deshumanización en el trato.
  • Falta de realización personal: disminución de la autoestima personal, frustración de expectativas y manifestaciones de estrés a nivel fisiológico, cognitivo y comportamiento.

Efectos psicológicos y en la salud

Ignorar o no tratar el Burnout, puede tener consecuencias significativas, incluyendo:

  • Estrés excesivo
  • Fatiga
  • Insomnio
  • Un desbordamiento negativo en las relaciones personales o vida en el hogar
  • Depresión
  • Ansiedad
  • El alcohol o abuso de sustancias
  • Deterioro cardiovascular
  • El colesterol alto
  • Diabetes, sobre todo en las mujeres
  • Infarto cerebral
  • Obesidad
  • Vulnerabilidad a las enfermedades
  • Úlceras
  • Pérdida de peso
  • Dolores musculares
  • Migrañas
  • Desórdenes gastrointestinales
  • Alergias
  • Asma
  • Problemas con los ciclos menstruales

Recordá, si creés que podés estar experimentando Burnout, no ignores sus síntomas. Consultá con tu médico o con un profesional en salud mental para identificar o descartar la existencia de condiciones de salud subyacentes.

El Reiki puede ayudarte a disminuir estos síntomas y a que te sientas mejor. Es una terapia complementaria a la medicina tradicional, y que entra dentro del concepto de la “medicina energética” usada principalmente en la India, China y Japón para liberar bloqueos energéticos y equilibrar la energía vital del cuerpo humano.

Los beneficios inmediatos incluyen la relajación, la tranquilidad, la mejora del sueño, la digestión mejorada, la claridad y el enfoque. Además, reduce el estrés, aportando paz y tranquilidad interior.

Si te sirvió la nota, compartila! 🚀