Como elegir un terapeuta de Reiki

REIKI URBANOTus impresiones:
Lo más importante son tus impresiones. Una terapia de REIKI suele crear un vínculo entre el paciente y el terapeuta de REIKI. La persona que te va a tratar se puede convertir en una persona importante en tu vida, al igual que un psicólogo, por ejemplo.

Entonces:

¿Te cae bien?
¿Te inspira confianza?
¿Su manera de ser te agrada?
¿Te sentís tranquil@ en su presencia?

Experiencia:
Por supuesto, un terapeuta que tiene muchos años de experiencia puede ayudarte más que alguien que acaba de empezar. Alguien con mucha experiencia posiblemente puede canalizar más energía, ya que nuestra capacidad de canalizar suele aumentar con la práctica.

No tengas reparo a la hora de preguntar cuanto tiempo lleva practicando REIKI, cuando empezó a dar sesiones de Reiki, y cuantos pacientes ha tratado.

No obstante, si te cae especialmente bien, si sentís una afinidad particular con esa persona, no dejés que su falta de experiencia te condicione demasiado, ya que a lo mejor “la has conocido por algo” y ese vínculo entre ustedes es el que te ayudará a mejorar, por más que tenga poca experiencia.

Además, te aconsejo no hacer demasiado hincapié en tu enfermedad o dolencia en particular. Si el terapeuta nunca ha tratado tu problema, no significa que no te puede ayudar. REIKI equilibra a la persona, independientemente de los síntomas, por tanto, buscar a alguien que tenga experiencia específica en tu dolencia no es de gran utilidad.

Testimonios:
Podés pedir testimonios o referencias de otros pacientes que ha tratado. No siempre es posible obtenerlos, ya que a lo mejor un paciente es reacio a dar sus datos personales para poder contactarle, pero ¡no perdés nada por preguntar!

Las creencias personales del Terapeuta y las tuyas:

Tené en cuenta que Reiki no tiene dogma, filosofía, creencias, religión etc. REIKI es un método de canalización de energía desarrollado con fines terapéuticos.

Puede ser que el terapeuta mezcle sus propias creencias religiosas o sus propios dogmas con REIKI. Esto no es necesariamente “malo” ya que hay grupos de católicos, por ejemplo, que usan REIKI dentro de un marco religioso haciendo mucho bien.

Pero ten presente que sus creencias pueden “chocar” con las tuyas y que no tienen nada que ver con REIKI. Son sus creencias personales. Si no te sentís comod@ con su enfoque particular, a lo mejor no es el terapeuta para vos.

Expectativas:
Es muy importante que el terapeuta nunca te de expectativas sobre la duración del tratamiento, excepto en términos muy generales. REIKI es un método de auto sanación donde la persona se sana a si misma. El terapeuta simplemente canaliza energía.

Por esta razón, un terapeuta difícilmente puede emitir un juicio sobre si vas a mejorar o no, y cuanto tiempo tardarás. Hacerlo, es darte falsas expectativas que pueden no ser aplicables a tu caso en particular. Puede usar otros pacientes como ejemplo, pero matizando que no sabe si los ejemplos se aplican a vos.

Diagnósticos:
Es muy importante que el terapeuta nunca dé ningún tipo de diagnóstico sobre tu dolencia. REIKI no es un método de diagnostico, esto corresponde a la medicina convencional.

Si tienes síntomas físicos de cualquier tipo, consultá a tu médico o un especialista.

Además, un terapeuta no debe “decirte como estás”. Un terapeuta puede ayudarte a interpretar tu proceso basado en lo que tu percibe, pero “diagnosticar” tu estado físico, anímico o energético no corresponde a su labor y puede ser contraproducente a tu proceso, porque por una parte puede estar equivocado, ya que su opinión es subjetiva, y por otra parte te está quitando una valiosa oportunidad para entrar en contacto contigo mism@ si te dice lo que te pasa.

Consejos y opiniones sobre medicación y otros tratamientos:
Un terapeuta de REIKI nunca debe opinar sobre la medicación que estás recibiendo, ni aconsejarte sobre tratamientos de otro tipo, sobre todo médicos.

Combinación con otras terapias:
Asegurate exactamente cual va a ser el tratamiento que recibís. ¿El terapeuta combina su terapia con otras técnicas? Esto no quiere decir que las otras técnicas no sean válidas, pero te deben informar para que estás pagando, si es REIKI o si es algo diferente.

¿Es realmente Reiki?:
Hay otras técnicas de canalización de energía que no son REIKI. No significa que estas técnicas no sean válidas, pero con REIKI tienes ciertas garantías que la energía que vas a recibir es siempre del mismo tipo, la energía de la Fuente, sea quien sea que lo canaliza.

Pide un Diploma del curso deR EIKIi del terapeuta si tienes alguna duda, o busca en la web para ver que comentarios y experiencias de otras personas puedes encontrar.

Titulo:
Actualmente, la legislación Argentina no reconoce REIKI como un tratamiento para la salud. Si un terapeuta dice tener un título “oficial”, no es cierto ya que REIKI no está homologado.

REIKI funciona con niveles, desde el primer nivel hasta el tercer nivel y Maestría. Aunque es posible que un terapeuta de REIKI sea muy buen terapeuta con solo el primer nivel, lo lógico es que haya adquirido por lo menos el segundo nivel antes de pensar en tratar a los demás y considerar REIKI como su profesión.

Seguimiento:
Trabajar con REIKI es un proceso continuo, a lo largo del tiempo. Preguntá que tipo de seguimiento vas a recibir. Es decir, si el terapeuta va a mantener un historial de tus visitas, para poder medir tu progreso y evaluar los cambios que ocurren a medida que vas sanando.

También preguntá por la frecuencia de las sesiones. Lo habitual es una por semana, pero es sólo una regla general. Puede ser que aconseje más sesiones por semana si la dolencia es urgente o estás con mucho dolor.

Enfoque sobre auto sanación:
El terapeuta no te sana. Vos te sanás a vos mism@, usando la energía que el terapeuta canaliza.

Si escuchás frases como “yo te voy a curar”, o “yo te voy a quitar tu enfermedad” etc… huye de esta persona, ya que no entiende el concepto de dar REIKI.

Duración de sesión:
Una sesión de REIKI varía según las necesidades de la persona.

Tarifas:
Las tarifas pueden variar como cualquier profesión según tu ubicación, la experiencia de la persona y el seguimiento ofrecido. Hay terapeutas que trabajan “a voluntad” y otros que tienen honorarios.

No obstante, asegurate que las tarifas sean claras y transparentes, que no haya “gastos ocultos” o gastos adicionales.

Pedí las tarifas por escrito y por supuesto, sentite libre de pedir factura. Como cualquier consumidor, es tu derecho.

Tené cuidado si el terapeuta te exige un gasto adicional como parte “esencial” de tu terapia de REIKI, para otro tipo de tratamiento. Pregúntale porque es esencial, ya que aunque REIKI se complementa con muchas terapias, no es imprescindible ningún tipo de terapia adicional para que REIKI sea efectivo.

Puede ser que el terapeuta te aconseje un tratamiento adicional, tipo acupuntura, flores de Bach, psicoanálisis etc. pero no constituye parte de la terapia de REIKIi, es algo separado, y el terapeuta debe especificarlo.

Si te quedan dudas, escribime!

Adaptado de la esta publicación.