Limpieza energética de hogares o empresas

limpieza energéticaA través de la limpieza energética con Reiki, llenás de armonía el sitio en el que vivís o trabajás.

Después de una limpieza energética, la armonía fluye, los negocios y las relaciones se clarifican y te liberas de las energías que has permitido establecerse en tu lugar.

En ciertas ocasiones notamos que al ingresar a un espacio (una habitación, una oficina…) hay una sensación de tensión. No hablo de escuchar conversaciones desagradables, de malos tratos, me refiero concretamente a la percepción de algo que genera tensión y que es difícil de describir.

Eso, aparentemente inexplicable, no es más que una energía que nos influye y transforma (como toda energía) afectándonos de modo no deseado, desde el humor y las motivaciones, hasta nuestra salud. Una limpieza energética no es una hechicería ni conlleva ninguna idea extraña. Es, sencillamente, una limpieza sobre un plano que no se despeja agua y detergente.

¿Por qué se puede (y se debe) limpiar energéticamente un espacio? Porque todo vibra. Cada uno de los elementos con los que nos relacionamos está compuesto por átomos. Un átomo es la estructura más pequeña de cualquier elemento. Tiene un núcleo, eje sobre el cual giran protones y neutrones. Estos giros permanentes implican vibración. Y esa vibración forma parte de nuestras paredes, techos, pisos, columnas, cada elemento de nuestros espacios físicos.

Somos vibración, somos energía. Aquello que hace que los bosques crezcan, los océanos se muevan, las plantas florezcan, los animales se trasladen y cada ser respire y haga que su corazón lata sin siquiera tomar consciencia, es energía. Los espacios, nuestro entorno, se cargan de esta energía y el tiempo es el mejor medio para que toda esa carga se cristalice y estanque en la arquitectura que nos rodea.

Las limpiezas energéticas a través de Reiki no corroen físicamente ningún elemento, no se utilizan químicos. El reikista constituye un canalizador que libera las energías pasadas a través de la invocación de símbolos en diferentes formas, circulando a través de todos los espacios: cada cuarto del hogar o espacio de comercio. La tarea, concentrada en “liberar energías viejas”, tiene como objetivo renovar las vibraciones presentes en los ambientes.

Generalmente, las limpiezas energéticas son realizadas por la mañana para contar con el fluido del prana o fuerza vital (generada en parte por el Sol) y los espacios son recorridos por el reikista en soledad.

Se sugiere que, antes de realizar la limpieza energética se liberen las esquinas de cada cuarto (corriendo los muebles, de ser posible) y se realice una limpieza exhaustiva física del espacio: no solo con productos de limpieza, sino eliminando cualquier elemento que no requiera estar en el espacio. Esta última sugerencia corresponde a las enseñanzas del Feng Shui. Dentro de algunas de los aprendizajes, se tiene que tener en cuenta que “para que entre lo nuevo, debe irse lo viejo” y todos los elementos que no se utilizan (independientemente de que estén en buenas condiciones), o que no energéticamente es mejor vender, donar o tirar.

Las limpiezas energéticas de casas son sugeridas en casos tales como: mudanza reciente (para liberar cualquier energía de habitantes anteriores), personas que estuvieron enfermas mucho tiempo en el lugar, situaciones  críticas que generan tensión en la familia y recién nacidos.

Las limpiezas energéticas de comercios se sugieren en todo momento por la constante circulación de personas. Clientes y empleados llevan y traen todo tipo de energías. La prosperidad funciona con excelentes servicios o productos pero un espacio energéticamente positivo complementa el ambiente de las personas que transiten su local.

¿Cuándo limpiar tu comercio? Cuando alquiles un nuevo local (la limpieza se realiza -de ser posible- antes de la apertura); cuando se generan constantes discusiones de clientes y/o empleados o cuando disminuyen las ventas sin una razón lógica aparente. Al igual que en el caso de los hogares, es preferente hacer la limpieza energética durante el horario del Sol, liberar las esquinas de cada espacio (que no haya muebles), limpiar a fondo el espacio con productos de limpieza y desechar todo elemento que no sea útil para su comercio (¡¡¡en particular los depósitos!!!)

Muchas gracias por leerme, y espero que te haya gustado! Si tenés ganas, ayudame y compartí la nota para que más gente pueda leerla! 🚀