Los Beneficios de la Meditación

Meditación

A medida que las personas descubren los beneficios de la meditación aumenta su popularidad.

La meditación es un proceso habitual de entrenar la mente para enfocar y redirigir los pensamientos.

Se puede utilizar para aumentar la conciencia de sí mismo y sus alrededores. Muchas personas piensan en ello como una forma de reducir el estrés y desarrollar la concentración.

La gente también usa la práctica para desarrollar otros hábitos y sentimientos beneficiosos, tales como un estado de ánimo y perspectiva positiva, autodisciplina, patrones de sueño saludables e incluso una mayor tolerancia al dolor.

Es un momento donde te conectás con tu interior, pero a la vez, te desconectas de tu exterior, inspeccionando  y conociéndote.

Es importante puntualizar que la práctica de la meditación no tiene por qué estar ligada a ninguna doctrina religiosa.

De hecho, existe una gran cantidad de meditadores a lo ancho y largo del planeta que se benefician enormemente de su práctica y no pertenecen a ninguna religión.

Principales Beneficios de la Meditación:

  • Reduce el dolor y protege el sistema inmunológico
  • Calma tu mente y te permite dormir mejor
  • Reduce los sentimientos de depresión, ansiedad, enojo y confusión
  • Aumenta el flujo sanguíneo y diminuye el ritmo cardiaco
  • Proporciona sensación de calma, paz, bienestar y equilibrio
  • Ayuda a prevenir enfermedades, ya que oxigena las células de nuestro cuerpo
  • Ayuda a controlar los pensamientos, fomentando pensamientos positivos
  • Incrementa la energía y desarrolla tu creatividad
  • Reduce el estrés y la cantidad de pensamientos innecesarios
  • Permite mayor concentración y enfoque
  • Aumenta tu paciencia y comenzás a experimentar acciones positivas en tu vida.

Para empezar:

  1. Buscá un lugar tranquilo donde nadie te interrumpa y apaga tu celular.
  2. Sentate de forma cómoda, con las piernas cruzadas y colocá un almohadón o unas mantas de forma que tus rodillas queden por debajo de las caderas.
  3. Mantené la espalda derecha, buen erguida, y el pecho abierto para que fluya correctamente la respiración. Apoyá el dorso de las manos sobre las piernas.
  4. Cerrá los ojos y llevá la atención a la respiración, sentí cómo el aire entra y sale por la nariz.
  5. Cuando llegue un pensamiento a tu cabeza, no te detengas en él, dejalo pasar como si lo llevara el viento y volvé a concentrarte en tu respiración.
  6. Mantené este ejercicio durante unos minutos, o hasta que sientas que te tenés ganas de parar.
  7. Repetilo siempre que quieras para llevar calma a tu mente.

Si te gustó la nota, compartila! 🙂

Adaptado de esta publicación.


Deja un comentario