Como ayuda el Reiki a las embarazadas

EmbarazadasEn el caso de las embarazadas, el REIKI es seguro en todas las etapas del embarazo; no tiene efectos secundarios no puede dañar.

Recibir REIKI durante el embarazo es beneficioso tanto para la mamá, como para el bebé, garantizando un equilibrio emocional y físico.

En las primeras etapas, ayuda a las embarazadas aliviando el estrés, las nauseas, los dolores lumbares, el miedo, los cambios corporales, dolores de cabeza, ansiedad.

Durante el embarazo hay cambios de temperamento, mayor sensibilidad, sentimientos de inseguridad, miedo, ansiedad, dificultades para dormir y/o descansar. El REIKI restablece la salud y el equilibrio tanto de las embarazadas, como de sus bebés.

De acuerdo con un estudio realizado en el Hospital Universitario de Hartford, en Connecticut (EEUU), se comprobó que la aplicación de REIKI durante el embarazo, disminuyó la ansiedad de las futuras mamás en un 94%, las náuseas en un 80%, el dolor en el 78% y mejoró el sueño en el 86%. La profunda relajación y paz que se experimenta durante y después de una sesión de REIKI es sin duda, un gran beneficio para los embarazos.

Durante el parto, ayuda a disminuir el dolor, haciendo que el parto se desarrolle con mayor fluidez y naturalidad, con el beneficio que esto supone para la mamá y el bebé.

En el caso de las embarazadas que han sufrido cesáreas previas, se ha observado una tasa de disminución en las cesáreas posteriores si se ha aplicado REIKI en las últimas semanas de embarazo.

Después del parto, las mamás se pueden sentir: tristes, irritables, deprimidas, agotadas, con pérdida de motivación sexual, con miedo a quedarse solas, agotadas…

¿Cómo ayuda el REIKI ?

  • Potencia la comunicación interna entre el bebé y la mamá.
  • Prepara físicamente a la mamá para el trabajo del parto y el nacimiento.
  • Alivia tensiones
  • Mejora la circulación, disminuye la aparición de calambres y varices.
  • Mitiga la inflamación y la pesadez de pies y piernas.
  • Alivia los dolores lumbares.
  • Amplia la capacidad respiratoria y mejora la oxigenación, aumentando la energía interna, regulando el descanso y mejorando los patrones del sueño.
  • Acelera la recuperación post-parto.
  • Restaura la armonía y equilibrio del cuerpo ante los cambios hormonales.
  • Aumenta la producción de leche.
  • Minimiza los niveles de ansiedad y el estrés.
  • Recupera la autoestima.

Si te quedan dudas, escribime!

Adaptado de la esta publicación.